Shilo Shiv Suleman
 
Octavo Paso
Hicimos una lista  de todas las personas a quienes habíamos dañado y estuvimos dispuestas a resarcir los daños causados.
Pero el Octavo Paso no nos pide que corrijamos todos nuestros errores, sino simplemente que estemos dispuestos a hacer enmiendas a todas esas personas. A medida que estamos dispuestos a reparar el daño causado, reconocemos nuestra disposición para cambiar y confirmamos el proceso cicatrizante de la recuperación.
 Sólo por Hoy NA
 
8 de Mayo, La meditación para las Mujeres que aman demasiado, Robin Norwood:
La negación responde a una tendencia humana natural. A menudo nos son necesarios varios grados de catástrofes para eliminarla.
 
8 de mayo
Meditaciones para mujeres que hacen demasiado, Anne Wilson Schaef
Estar presente al momento
Nos saludaba amablemente, e inmediatamente después parecía rodear la atmósfera caótica de la lucha mañanera con algo relacionado con el orden, la eficacia y la uniformidad silenciosa, de manera que una tenía el sentimiento de que la vida era pequeña y de que estaba curiosamente ordenada.
Meridel Lesueur
¿No es un alivio saber que existe gente en el mundo que está tan presente al instante que cuando entran en una atmósfera caótica crean calma a su alrededor? Esta calma no nace de la manipulación o del control. Esta calma nace de la presencia.
Sólo una persona que está presente a sí misma lleva consigo el sentimiento de serenidad. Cuando trabajamos el Programa de los Doce Pasos, empezamos a experimentar esta clase de serenidad nosotras mismas.
El orden que procede del control está lleno de tensión.
El orden que proviene de la rigidez está lleno de lucha. El orden que viene de la serenidad está lleno de paz.
 
8 de Mayo, Meditación Diaria para Mujeres, libro: Cada día un nuevo comienzo:
La pretensión de mantener innecesariamente la apariencia, la máscara – o como quiera que llamemos al perfeccionismo – nos roba nuestras energías.
Robin Worthington
Que conocido nos resulta el hecho de tratar de aparentar lo que no somos: más atractivas, más seductoras o más inteligentes. Es probable que, con el paso de los años, hayamos invertido gran cantidad de energías en ello. Sin embargo, ¿acaso no sigue habiendo situaciones en las que nos sentimos avergonzadas porque deseamos proyectar una imagen diferente?
Todas hemos sido favorecidas con cualidades únicas. No existe otra mujer como nosotras. Todas poseemos cualidades especiales que se proyectan de una manera singular, la manera en que sólo nosotras las proyectamos.
Saber que somos perfectas tal y como somos es un conocimiento que acompaña a la recuperación. Cuánto se facilita la vida, cuánto más podemos obtener de cada  momento cuando enfrentamos cada experiencia desde el consuelo de nuestro verdadero yo. El beneficio adicional que recibimos al ser simplemente nosotras es que oiremos, veremos y comprenderemos a los demás por primera vez en nuestra vida.
Sólo puedo concentrarme en una cosa o en una sola persona a la vez. 
Hoy dejaré de concentrarme sólo en mí misma y permitiré que me lleven mis experiencias con los demás.
 
8 de Mayo, El lenguaje del adiós de Melody Beattie
Darnos lo que merecemos.
Yo tenía un buen trabajo, ganaba un sueldo decente. Había estado en recuperación durante años. Cada mañana, me subía a mi coche y le daba gracias a Dios por el coche. La batería no funcionaba, y la probabilidad de que el coche no arrancara era casi tan grande como de que sí lo hiciera. Yo sólo sufría, y le daba gracias a Dios. Un día, se me ocurrió que no había absolutamente ninguna buena razón para que no pudiera comprarme un coche nuevo –en ese momento- si así lo quería. Me la había pasado sintiendo gratitud por una privación innecesaria y por el martirio. Me compré un coche nuevo, ese mismo día.
Anónimo.
A menudo, nuestra reacción instintiva hacia algo que queremos o necesitamos es: "¡No, no me puedo dar el lujo de comprarlo!".
La pregunta que podemos aprender a hacernos es: "¿Pero, podría?".
Muchos de nosotros hemos aprendido a privarnos habitualmente de todo lo que quisiéramos y, a menudo, de cosas que necesitamos.
A veces podemos usar equivocadamente el concepto de gratitud para mantenernos privados sin necesidad.
Sentir gratitud por lo que tenemos es un importante concepto de recuperación. También lo es creer que merecemos lo mejor y hacer un esfuerzo por dejar de privarnos y empezar a tratarnos bien.
No tiene nada de malo que nos compremos lo que queremos si tenemos dinero para ello. Aprende a confiar en ti mismo y a escucharte acerca de lo que deseas. No tiene nada de malo que te des un gusto, comprándote algo nuevo.
Hay veces en que es bueno esperar. Otras, en que auténticamente no podemos permitirnos un lujo. Pero muchas más que sí podemos.
Hoy cambiaré los principios de gratitud por lo que tengo con la creencia de que me merezco lo mejor. Si no hay una buena razón para privarme de algo, no lo haré.