La voz de las trece abuelas. Ancianas indígenas aconsejan al mundo

Los pueblos indígenas han vivido durante miles de años integrados en los ritmos de su entorno natural, próximos a la tierra, aprendiendo de ella. Sus ancianos son a menudo bibliotecas andantes, guardianes de un tesoro de conocimientos sobre plantas, sobre ritos y tradiciones y sobre maneras de vivir genuinamente sobre la Tierra. Durante generaciones los hemos exterminado o explotado, a la vez que saqueábamos la naturaleza. Ahora las cosas empiezan a cambiar. Un signo de ello fue la firma, el 13 de septiembre de 2007, tras veinticinco años de negociaciones y pese a la oposición de cuatro estados poderosos, de la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que reconoce su derecho a decidir cómo tratar las tierras que tradicionalmente han habitado (desde siglos o milenios antes de que los estados modernos se asentaran en ellas).
Otro signo del cambio es el Consejo Internacional de las Trece Abuelas Indígenas, que reúne a ancianas sanadoras de diferentes tradiciones, todas ellas preocupadas por el estado actual del planeta y conscientes de que ha llegado la hora de unirse para emerger como guardianas de la salud de la Tierra. Algunas de ellas han tenido visiones que les han llevado a participar en esta alianza, o conocen antiguas profecías que anunciaban su llegada. Una de tales profecías afirma que “cuando las abuelas de las cuatro direcciones hablen, estará amaneciendo una nueva era”.
Carol Schaefer ha explorado los orígenes de esta iniciativa destinada a renovar el mundo y a preservar formas indígenas de vivir, de sanar y de orar. La voz de las trece abuelas recoge lo esencial del contexto y los consejos de cada una de estas ancianas sabias, algunas de ellas leyendas vivas en sus comunidades, procedentes de comunidades indígenas de las Américas
(Arizona, Oregón, Montana, Dakota del Sur, Oaxaca, la zona maya de Nicaragua y la Amazonía), de África Central, del Ártico, de Nepal y del Tíbet. Las Trece Abuelas Indígenas se reunieron por primera vez en tierras de la confederación iroquesa en el nordeste de Estados Unidos en 2004, y en junio de 2008 realizaron su única visita a Europa antes de 2012, pasando por el Vaticano y Barcelona y celebrando un encuentro en una finca cerca de Borja (Zaragoza). Un encuentro al que asistieron participantes de toda Europa y que consistió en
buena parte en ritos, cantos y oraciones para sanar la Tierra.
La combinación de sabiduría ancestral indígena, experiencia acumulada en sus largas vidas y sensibilidad yin o femenina, además del legado de las tradiciones de sanación que les han sido confiadas, hace de estas mujeres excepcionales un complemento necesario a la actitud yang (más impulsiva, abstracta y ávida de resultados inmediatos) con la que muchos se esfuerzan
por sanar el mundo. Sienten las trece abuelas que ahora es el momento de decidir cómo vamos a vivir y a perdurar sobre la Tierra. Para ellas toda la vida es sagrada. Nos invitan a una actitud
de reverencia ante la naturaleza, y a una profunda transformación de nuestra visión del mundo y de nuestra relación con nosotros mismos, con nuestros congéneres, con todas las formas
de vida y con la Tierra.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Envidia, y el mal de ojo: como protegerse de las malas energías

ORACION PARA ALEJAR BRUJOS Y HECHICEROS - 100 EFECTIVA!!

LOS BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DE EL TEMAZCAL