¿Tienes Energía Cristal?





La energía Cristal es una impronta energética altamente empática y profundamente espiritual, que ha pasado a la vanguardia con los adultos nacidos en los 50s y 60s y las generaciones más jóvenes nacidas después de 1976. Los primeros Cristales introdujeron una forma altamente concentrada de la energía Cristal en el planeta, preparándolo para los niños que vendrían después. La energía Cristal es sensible, considerada, altamente intuitiva y muy conectada espiritualmente. Esta energía no se integra bien en la tercera dimensión y tenerla puede ser una carga, especialmente en un mundo que está tan enfocado en lo material.
Los Cristales son altamente empáticos, lo que los lleva a mantenerse fuera de la corriente principal, ya que simplemente sienten demasiado. Mientras que los Índigos son rebeldes y orientados a la acción, los Cristales son más tranquilos, pacientes, y si bien no son tan agresivos como los Índigos, tampoco son menos persistentes. Ellos prefieren actuar cuando sienten que la energía es adecuada para ellos, en lugar de liderar el ataque.

Los adultos Cristal iniciaron el movimiento espiritual en los 70s y 80s, escribiendo sobre temas que nadie conocía ni entendía, pero persistieron en sus esfuerzos, contentos de permanecer en un segundo plano, sabiendo que con el tiempo, lo que antes se consideraba ‘raro’ sería común, como lo es hoy.
Los Cristales están aquí para crear equilibrio espiritual, para enseñarnos cómo integrar nuestros aspectos espirituales y materiales, para vivir en el cielo estando en la tierra. Pero la creciente polaridad del proceso de ascensión ha sido difícil para ellos y sienten que entraron en el espacio energético de la Tierra mucho antes de que éste estuviera listo para ellos. Ellos se sienten más cómodos en un ambiente altamente espiritual y acogedor y amable, y lo que encontraron se siente cualquier cosa menos eso. Ellos pueden sentir que están viviendo en dos mundos, el mundo apacible y seguro de su propia energía, y el mundo exterior que sienten que no los entiende ni aprecia. Ser sensitivos energéticamente puede crearles una falsa sensación de miedo, ya que a menudo no saben cómo separar su energía de lo que ellos sienten que les rodea. Ser sanadores naturales los lleva a precipitarse a sanar la energía, en lugar de dar un paso atrás y aplicar energía sanadora a un nivel más alto en el que están más cómodos.
Más que otros, ellos sienten los poderosos cambios y liberaciones energéticas actuales, y el miedo por el que muchas personas están pasando en este tiempo. Debido a que son tan empáticos y tienen un potencial sanador tan fuerte, tienen que esforzarse mucho para no integrar la negatividad que los rodea y tratar de transmutarla ellos mismos, lo que puede crear depresión, ansiedad, malestar físico y enfermedad, y desgaste energético.
Los Cristales se sienten como almas viejas, sabias en temas espirituales, pero a menudo infantiles cuando se trata de asuntos del mundo material. Su mayor desafío en la vida es mantenerse arraigados, enfocados y dentro de su energía, pero sin excluir al mundo y retirarse a su propio espacio energético seguro. Al equilibrar su empatía con el desapego, establecer fuertes límites energéticos y usar sus habilidades sanadoras desde un punto de empoderamiento y no como mártires, ellos ofrecen soluciones a muchos de los problemas del mundo, y pueden ayudar a otros a encontrar empoderamiento desde dentro de su propio centro espiritual. Pero sin el desapego, fácilmente pueden perder su enfoque, desarraigarse y flotar por la vida en una especie de limbo energético.
Las energías Cristal e Índigo trabajan juntas para ofrecer una solución completa para el mundo, identificando desafíos y proporcionando alternativas transformadoras. Dándosele tiempo, espacio y aliento, la energía Cristal ilumina, apoya, guía y dirige una profunda transformación de la energía más densa hacia sus más altas octavas. El mensaje Cristal enfatiza la sanación y el amor incondicional, cuando pueden mantenerse enfocados en el valor de sus dones y utilizarlos para edificar el mundo que los rodea. Sus dones residen en las artes, la música, compartir información, enseñar, canalizar, la empatía, compasión y sanación a nivel del alma. Fomentar la expresión de la energía Cristal en sí mismos, en sus hijos y en otros, crea aperturas energéticas hacia un mundo que está naciendo mientras el viejo mundo muere, para crear la poderosa transformación del cielo en la tierra, haciendo énfasis en la empatía y compasión, y buscando un equilibrio espiritual en un mundo enfocado en lo material.

por Jennifer Hoffman
Proyecto de Oruga a Mariposa

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Envidia, y el mal de ojo: como protegerse de las malas energías

LOS BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DE EL TEMAZCAL

LARVAS ENERGÉTICAS - PARASITOS ASTRALES