La Diosa y su Historia



La pregunta que plantea la Creación es: ¿Cuál es el impulso inicial generador de vida?
Cada cultura a encontrado su propia solución a este misterio, y en muchas de ellas, la fuerza femenina como fuente de vida fue la respuesta.
Los primeros antepasados de nuestro linaje comenzaron a dejar huella de sus creencias y costumbres hace 50000 años. Cuando se retiraron los hielos y aparecieron las nuevas tierras.
Pequeños grupos de personas ocuparon las gigantescas cavernas de Francia, Suiza, España y Palestina, en las que se protegían del mal tiempo y los animales depredadores. Existían grandes rebaños y aves migratorias, los ríos y arroyos rebosaban de peces y los valles estaban recubiertos de plantas comestibles, bayas, frutos y nueces.
El Sol y la Luna seguían su curso, se sucedían las estaciones y los ciclos de la mujer revelan el carácter cíclico de la vida.
A partir del 35000 A.C, desde el Paleolítico al Neolítico agrícola, se modelaron estatuillas de la Diosa con barro y cocidas, talladas en hueso, cuerno o marfil en España, Francia, Europa oriental, Rusia, el Mediterráneo y Oriente Medio.
Desde Francia a Siberia, se repiten las estatuillas, en cuanto a forma y temas, dando cuenta del culto a la Diosa como dadora de vida y nutrición, se destacan la vulva y los pechos, representando la capacidad de la mujer para dar a luz, sangrar y curarse cada luna, nutrir y amamantar. Nada había en ellas de pornográfico, como se creyó en los primeros hallazgos. Uno de los objetos más antiguos, fechado en el 32000 A.C esta tallado en cuerno de reno y representa un registro lunar de embarazo.
“ La Diosa, fue el centro religioso y cultural de los antepasados humanos durante el Paleolítico superior y el Neolítico, del 20000 al 3000 antes de la era cristiana, cuando se impusieron las culturas e imperios clásicos de orientación masculina y luego la difusión del monoteísmo del Dios Padre ( judío, cristiano o islámico).” Así consta en el diccionario de Ciencias Sociales y Políticas de Torcuato Di Tella, Emece ediciones.
Hay que destacar que ninguna de las figuras humanas halladas en el Paleolítico Superior aparece representada con armas.
La historia del Paleolítico, nos marca la existencia de una cultura que se extendió al menos durante 50.000 años con una figura central la Gran Madre, la Gran Diosa, una cultura con una estrecha relación con el arte, los animales, amor a la vida, y un profundo respeto por los ciclos naturales de la mujer y donde las cualidades femeninas estaban resaltadas.
La cultura de la época, eran asentamientos sin fortificar, sin armas, sin guerras, violaciones, invasión y pillaje. Eran comunidades no matriarcales sino matrifocales donde la Diosa era el eje fundamental, ya que todos reconocían su origen en una Madre. La construcción del asentamiento marca una profunda relación con la Diosa; sin ningún tipo de justificación al principio, se erigió en forma de luna creciente y las casas en forma de colmena, símbolo de la gran Madre. En el mundo entero se ha asociado la luna con lo eterno femenino pues esto marca los ritos de la feminidad.
La luna marca el flujo y reflujo del nacimiento, crecimiento y muerte, pauta que se hacía visible en los tres aspectos de la Diosa, doncella, madre, vieja.
Aparentemente, es entre el 6500 y el 5700 antes de Cristo que se hace evidente los tres aspectos de la Diosa, hasta ese momento se la representaba como madre fértil, creadora en la que todo estaba contenido y en la que en calidad de fuente de vida volvía todo (Diosa Integrada).
El impulso de dividir a la Diosa cada vez en más aspectos se prolongaría durante milenios y cada faceta destacaría como una Diosa por derecho propio, hasta nuestros días donde se nos presenta a las mujeres contemporáneas como un rompecabezas dónde hay que unir docenas de arquetipos con el fin de recrear el pleno alcance de lo femenino.
Marija Gimbutas logro establecer una cultura neolítica independiente en el sureste de Europa que se prolongo desde el 7000 al 3500 A.C. La importancia del principio femenino encuentra aquí un claro eco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Envidia, y el mal de ojo: como protegerse de las malas energías

LOS BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DE EL TEMAZCAL

LARVAS ENERGÉTICAS - PARASITOS ASTRALES