LA JERARQUIA ESPIRITUAL



Pilares de metafisica:
Hoy hablaremos del conocimiento del Tercer Pilar de la Metafisica, que nos llevará a un estudio muy profundo y que será el conocimiento definitivo que determinará nuestra ascensión en los planos de conciencia superiores. La sabiduría sobre los Maestros Ascendidos y la Jerarquía Espiritual.
Cada uno de nosotros hemos vivido en diversos pueblos de la antigüedad y hoy estamos viviendo en este cuerpo, aquí en este lugar en donde nos encontramos. A través de cada una de nuestras vidas o encarnaciones hemos ido aprendiendo infinidad de cosas. Hoy en día estamos conociendo lo que no hemos aprendido en otras vidas y que en ésta necesitamos saber. Estas enseñanzas nos van dando la experiencia que nos permite ir adquiriendo la sabiduría sobre la verdad de la vida. Nosotros hemos aprendido muchas cosas, pero nos falta mucho por conocer.
Han habido otras personas que han pasado por la experiencia que nosotros estamos viviendo hoy y están en otros planos superiores al nuestro. Hay seres que llegan a planos de evolución muy altos y en vez de continuar ascendiendo, deciden dar la vuelta y ayudar a las personas que vienen atrás evolucionando.
A esas almas que han pasado por todas las experiencias que hemos vivido y que hoy en día nos están ayudando a evolucionar, muchas religiones les da el nombre de Santos, otros, el nombre de Maestros, de Buddhas o de Iluminados. Estos seres, así como nosotros nos hemos agrupado en familias, razas o asociaciones civiles de todo tipo, ellos también están asociados, unidos y no pertenecen a ninguna religión en específico, sino que ellos alimentan espiritualmente y sostienen con su irradiación a todas las religiones y a la totalidad de la humanidad. Estos seres componen la llamada Jerarquía Espiritual y tienen su sede en un lugar llamado Shamballa.
Hace 18 millones de años llegó a la Tierra un ser llamado Sanat Kumara. El vino del planeta Venus y entre otras misiones fundó la Jerarquía Espiritual, una Hermandad de Santos y de Maestros, para prestar el servicio e irradiar la Verdad, el Amor, la Sabiduría y la Voluntad de Dios a nuestra humanidad.
A través de todos los siglos, han venido a la Tierra, y encarnado, seres de la Jerarquía Espiritual, trayendo las verdades que ella sostiene, como así también, muchas personas que han cumplido con todos los requisitos evolucionarios en la Tierra, han merecido ser miembros de esta Jerarquia Espiritual y actualmente conforman su cuerpo de Seres de Luz.
Casi todos los grandes Maestros que conocemos, han sido enviados por esta Jerarquía. Dentro de ella están, por supuesto, desde los Seres más antiguos hasta los Santos de nuestros días, como pueden ser Krishna, el Buddha, el Maestro Jesús, Mahoma, Saint Germain, o algunos de los santos de la religión católica como San Francisco, San Pablo, San Juan, Santo Tomás El Moro, etc. Para llegar a ser Maestro y pertenecer a la Jerarquía Espiritual, el ser humano tiene que pasar por todas las experiencias habidas que puede vivir un ser común y corriente, y después de vivenciar todo eso y adquirir la maestría, ver la verdad esencial contenida dentro de ellas y convertirse en un foco de Dios en la Tierra. Haber realizado el conocimiento del Cristo Interno y ser un Cristo despierto, manifestado en toda la humanidad. Haber realizado por completo la Ley del Perdón y la Llama Violeta. Ser de completo perdón, compasión, misericordia, tener un control sobre la mente, las emociones y sobre el cuerpo físico. Es decir Seres completamente perfeccionados.
Esta Jerarquía Espiritual no labora desordenadamente. Su labor es ordenada. En un principio su cabeza era Sanat Kumara, pero en vista de que la Tierra evolucionó mucho y llegó a altos grados de superación, hubo un hombre que logró una estatura digna para ser la cabeza de la Jerarquía y Sanat Kumara regresó a Venus entregándole el mando a Lord Gautama Buddha.
Cuando hablo del Buddha, no me refiero a ese ser representado en imágenes barrigonas que nada tiene que ver con El. El Buddha fue conocido en una de sus encarnaciones como Siddharta, el sabio de los Sakyas y príncipe de Kapilavastú, pueblo al norte de la India. Ser de Luz extraordinaria y físicamente de una gran belleza. Nada tiene que ver con los Buddhas gordos, feos y grotescos.
Este ser es actualmente la cabeza de la Jerarquía Espiritual y por debajo de El, trabajan siete Maestros dirigiendo los 7 aspectos a través de los cuales Dios se manifiesta en la Tierra, en 7 Rayos o Llamas. Tres de ellas son las que nosotros tenemos ancladas en nuestro corazón.
EL PRIMER RAYO de la divinidad es el Rayo Azul, el rayo de la Voluntad de Dios. Fue dirigido para la Tierra por el Maestro El Morya. Conocido en varias encarnaciones como el Rey Melchor, el que fue a visitar a Jesús en el momento de su nacimiento. Sir Thomas Moore, inglés que fue condenado por Enrique VIII y también fué Akbar El Grande. Actualmente lo dirige El Poderoso Sirio.
EL SEGUNDO RAYO es el Rayo del Amor - Sabiduría, el Rayo Dorado. Estuvo bajo la dirección del Maestro Koot Hoomi y el Maestro Lanto, luego de Confucio y actualmente lo dirige su amado complemento La Señora Soo Shee.
EL TERCER RAYO es el Rayo Rosa del Amor Divino y está dirigido por la Maestra Lady Rowena. A quien se le conoce a través de la novela Ivanhoe.
EL CUARTO RAYO es el Rayo Cristal o Blanco de la pureza, el arte y la ascensión. Lo dirige el Maestro Serapis Bey.
EL QUINTO RAYO es el Rayo Verde, de la Salud, de la curación y de la verdad. Está dirigido por el Maestro Hilarión, quien fue conocido en una encarnación como San Pablo.
EL SEXTO RAYO es el Rayo Oro - Rubí y fue dirigido por Lady Nada. Es el Rayo de la opulencia, de la paz. Actualmente lo dirige Juan El Amado.
EL SEPTIMO RAYO es el Rayo Violeta, de la Transmutación, el Perdón y la Misericordia. Uno de los Maestros más conocidos que trabaja en la dirección de este Rayo es el Ascendido Maestro Saint Germain. Actualmente lo dirige la Madre Mercedes.
A los Maestros se les puede invocar y pedir ayuda. A nadie se le debe obligar a creer en ellos, pero aunque no se les reconozca, ellos están dirigiendo el destino de la humanidad, son los que en un momento determinado, deciden qué hacer con la evolución del planeta Tierra. Ellos se encargan de hacer cumplir la voluntad de Dios sobre la Tierra.
Antiguamente la enseñanza sobre la Jerarquía Espiritual, solamente se daba en escuelas esotéricas y ocultas, en las cuales, después de pasar muchísimas pruebas de fe y de fidelidad, se les daba el conocimiento de la existencia de los Maestros. A ninguno de ustedes se les ha hecho pasar ninguna prueba para darles esta sabiduría. Ustedes están siendo merecedores en este momento, de saber quiénes son los Directores de la Jerarquía Espiritual y tienen que responder a este privilegio con todo el respeto y la dignidad del caso.
Hoy en día, es mucha la gente que conoce de la existencia de la Jerarquía Espiritual y no sorprende ver que en el autobús, en las oficinas, en todas partes, se esté leyendo y hablando de los Maestros. Estamos en la Era en que estos Maestros se están dando a conocer a toda la humanidad.
La evolución que tiene el Planeta en estos momentos, permite que nosotros podamos saber de su existencia, sus nombres y sus actividades, porque se puede decir que estamos en los albores de la Edad de Oro, una Edad en donde los hombres van a convivir con los ángeles y hablar con todos los santos.
Pero esta Era no viene de la noche a la mañana, sin ninguna preparación. La humanidad, primero, tendrá que familiarizarse con la existencia de estos Maestros, quienes son y cómo trabajan.
Muchas personas confunden a las Maestros con deidades. El hecho de que nosotros los conozcamos, los llamemos y los invoquemos, no quiere decir que seamos politeístas teniendo cantidad de dioses. Reconocemos a un solo Dios y este Dios es el Absoluto, ese Ser que contiene dentro de sí a todos los seres, los planetas y todas las galaxías. Nosotros no creemos en un Dios antropomórfico, personal, que está montado en una nube dirigiendo a la humanidad arbitrariamente. Creemos en una inteligencia suprema que es toda energía y que contiene todas las inteligencias y le llamamos El Absoluto, El Todo.
El Absoluto, Dios, se manifiesta a través de todos los Rayos que la Dividad contiene. Cada uno de esos Rayos tiene un color, porque El es la Luz Pura Cristalina, y ella contiene todos los colores o Rayos. El se manifiesta a través de los Siete Rayos y para cada Rayo tiene un Maestro Director, un Arcángel Director y un Elohim Director.
Estos Maestros no son personas tan extrañas, son seres que hemos conocido con otros nombres encarnados en diferentes religiones. La única religión verdadera no es la Cristiana; el Hinduísmo también es una religión verdadera y el Islam también. Resulta que al Dios, al cual invocan los cristianos, los hinduístas y los mahometanos es el mismo Dios. Es la Inteligencia, la Mente suprema, no importa el nombre que se le dé. Todos los Santos que han encarnado en esas religiones trabajan para la misma causa, que consiste en prestar servicio a la humanidad para que salga de la esclavitud de la mente, de las emociones y del cuerpo y adquiera su verdadera libertad. Los Maestros no interfieren con el libre albedrío de los hombres. No es que te van hacer evolucionar a la fuerza, pero cuando la humanidad quiere aprender y penetrar en los misterios de la naturaleza y está preparada, los Maestros le tienden la mano y le comienzan a ayudar.
De acuerdo con las tendencias y las facultades que tengan cada uno de ustedes, están siendo canalizados en la actividad de un Rayo y en un futuro pueden trabajar bajo la radiación de un Maestro perteneciente a uno de estos Rayos. Los 12 apóstoles eran discípulos de Jesús porque ellos estaban encaminados hacia la actividad, las características vibracionales y espirituales del Maestro Jesús.
Hay personas que están, por ejemplo, encaminadas hacia la radiación, el trabajo y la actividad que realiza el Maestro Saint Germain, que es el Señor de la Edad de Oro, quien trabaja con el Fuego Violeta y aquellas personas que trabajan bajo estas características serán discípulos del Maestro Saint Germain.
Los estadístas, que trabajan con el gobierno, se asimilan a los lineamientos del Señor Morya, que como Maestro del primer Rayo de la Voluntad y el Poder de Dios está encargado de dirigir y manejar todos los gobiernos del mundo. Los maestros, filósofos, sabios y educadores están bajo la radiación del Rayo Dorado del Señor Koot Hoomi. Hay personas que a través de su amor y abnegación y de su sacrificio, merecen estar bajo las líneas del tercer Rayo del Amor de Dios. Los artistas, los que laboran por la belleza están trabajando por el cuarto Rayo y son discípulos del Maestro Serapis Bey. Otros que están trabajando para la ciencia, el adelanto, la música, se encuentran en el Rayo Verde y son discípulos del Maestro Hilarión.
Todas las tendencias en pro de la evolución humana pueden ser ubicadas dentro de uno de los Siete Rayos de actividad de la divinidad y tienen un Maestro Director que puede encaminar esos alumnos a su unión con Dios.
Cada uno de ustedes puede descubrir cuál es su camino, y el Rayo bajo el cuál tienen que trabajar y cuál puede ser su Maestro. Todos trabajamos por una causa común aunque cada uno pertenezca a un Rayo diferente o sienta simpatía por un Maestro.
Estas palabras son una invitación a la investigación sobre la Jerarquía Espiritual. No les podemos hablar de todo lo que es la Jerarquía en un capítulo. Esta actividad toma toda una vida de estudio y de investigación.
A partir de 1954 ha habido grandes cambios dentro de la Jerarquía, por lo que encontrarán que en algunos libros hay Maestros de algunos de los Rayos que no concuerdan con la información que les hemos dado. Estos cambios se deben al paso de la Era. Cuando un Maestro deja la dirección de un Rayo, pasa a otra actividad superior dentro del propósito de amor y servicio de la Jerarquía Espiritual.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Envidia, y el mal de ojo: como protegerse de las malas energías

LOS BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DE EL TEMAZCAL

LARVAS ENERGÉTICAS - PARASITOS ASTRALES