El Amor Mágico*


Qué es el amor mágico?
Es el sentimiento amoroso y pasional que se canaliza mágicamente, es decir, que se utiliza no sólo para el disfrute romántico y emocional, sino como llave para abrir estancias que escapan al pensamiento emocional ordinario.
Pero este amor, para que pueda ser mágico, tiene que serlo ya en cuanto brota, esto es, se experimenta al instante como un amor intenso, turbador y voluptuoso. Al momento la persona queda tocada por el ser hacia el que se siente atraída. Una nueva energía romántica y pasional se desencadena en el interior de uno mismo, y la persona deseada se torna el centro de atención, la adorable criatura, la mujer u hombre absolutos. En tales momentos, muchos anhelan que ese amor sea eterno e imperecedero.
Es un sentimiento que esmalta de pasión y romanticismo toda la vida anímica del que lo experimenta. Hay un afán de unión con el ser amado. Este amor de naturaleza demiúrgica e iniciática ha fluido, más o menos encubierto, en numerosas tradiciones tanto orientales como occidentales, a menudo fuera de la ortodoxia religiosa y la moralidad convencional. Un amor así puede ser tan intenso y envolvente que el que lo experimenta, si no ha desarrollado su conciencia considerablemente, se sentirá desarbolado, fuera de sí mismo (enajenado) y sometido a oscilaciones anímicas de todo tipo.¿Qué es la sexualidad sagrada?
Es la instrumentalización iniciática y mística de esa gran fuerza que es la sexualidad. Se ejercita lúcidamente, para crear y no procrear. Aunque obviamente, y al igual que la sexualidad profana, reporta disfrute, no se satisface sólo con ello, sino que aspira a conducir la mente a otros estados y modos de percepción y a penetrar realidades que escapan al entendimiento ordinario. Se torna así el abrazo amoroso práctica meditativa, ejercitamiento para acrecentar la conciencia. Este tipo de sexualidad exige necesariamente la puesta en práctica de unos requisitos que la conviertan en praxis liberadora. En algunas tradiciones iniciáticas se ha insistido en que, para que la erótica mística desencadene una intensidad capaz de bloquear el pensamiento ordinario y pueda surgir otro tipo de percepción, se requiere un compañero/a que nos provoque gran pasión y que con frecuencia no puede ser el cotidiano, pues la falta de magia y el desgaste de las sensaciones no generan la poderosa energía romántico-pasional que se requiere. Es por esto que en diversas tradiciones la sexualidad sacramental ha tenido un carácter extraconyugal o incluso se ha llevado a cabo entre aspirantes que se habían tratado muy poco con familiaridad. Naturalmente, si con la propia compañera/o existe la suficiente intensidad amorosa, el rito puede llevarse a cabo con éxito. Lo importante es que la atención opere en niveles muy altos, así como la energía y la perceptividad, para que la cópula no sea profana sino iniciática. Pero la sexualidad sagrada no debe estar nunca contaminada por el apego, el egoísmo, las presiones, las dependencias mórbidas o la demanda de seguridad. Al celebrarse la cópula mística se trata de despertar las energías internas y homologar el intercambio de energías cósmicas, hallando una fecunda complementariedad que dé como resultado el hijo del espíritu (no de la carne) y el androginato alquímico-místico que representa la unificación interior.¿Qué es el amor consciente? Es el verdadero amor. Cualquier otro palidece al lado de éste o es un mero sucedáneo. Sin amor consciente, incluso el amor mágico y la sexualidad sagrada se convierten en un divertimento arropado de hipócritas conceptos. El amor consciente es el único que merece llamarse así. Salvo algunas personas que lo experimentan inherente a ellas, la mayoría de los seres humanos tienen que propiciarlo, cultivarlo y desarrollarlo. Todos tenemos, por lo general, muy obturado el centro psí- quico del corazón. El amor consciente es el yoga más elevado y seguramente el más difícil. Resulta más fácil brillar con la mente que con el corazón. Decía Buda: Dieciséis veces más brillante que la luz de la Luna es la del Sol; dieciséis veces más brillante que la luz del Sol es la de la mente; dieciséis veces más brillante que la luz de la mente es la del corazón.
No es difícil ser un hombre de cerebro, pero sí lo es ser un hombre de corazón.
El amor consciente se formula muy sucintamente: es poner los medios para que los otros seres sean felices y evitarles en todo lo posible el sufrimiento; es amar con lucidez, sin dependencias ni aferramientos, atendiendo las necesi- dades vitales y de crecimiento de la persona amada.Cuando el «amor» con pasión se esfuma, ¿qué queda, qué permanece, qué perdura? En cambio, cuando el amor con pasión y con compasión se asocian, aunque la primera se desvanezca, la segunda siempre permanece, como una orquídea hermosa e inmortal, exhalando su aroma generosamente y sin reclamar nada a cambio. Es el amor solar y espléndido: ése que puede conducirnos de la mente cavernícola que se perpetúa en nosotros hacia el corazón humano. Es el gran viaje. Sólo algunos se esfuerzan por recorrerlo, porque la mayoría prefiere mantenerse en el espectáculo sombrío de una mente egocéntrica, confusa y voraz.
La clave secreta del Amor mágico es el respeto hacia el ser amado y el mundo que le rodea, la paciencia y constancia para ayudarle a ser esa alma mágica que se encuentra dentro de el y por sobré todo un profundo Amor que los funcione a los dos en un solo corazón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Envidia, y el mal de ojo: como protegerse de las malas energías

LOS BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DE EL TEMAZCAL

ORACION PARA ALEJAR BRUJOS Y HECHICEROS - 100 EFECTIVA!!