EL ANDRÓGINO DIVINO ..... Parte II


MISTERIOS INICIÁTICOS



Antes que nada agradezco su interés en mis artículos. Recibí muchas peticiones y comentarios para seguir profundizando en este tema, por lo que me veo con gusto y beneplácito a complacerles.... Ustedes son inspiración de todos aquellos mensajeros de LUZ. Nosotros solo contribuimos con nuestro granito de arena en el servicio hacia el plan divino y en el develar de algunos "misterios" que quedaron ocultos para muchos y por muchos años. Gracias por todos sus comentarios. Aprovecho para informarles que haré mi primera aparición pública el día Domingo 27 de Julio del 2014 en las instalaciones del CIDEI tu vox televisión a las 11;00 a.m. en la ciudad de Monterrey N.L. México. Ahí podremos compartir de forma más cercana sus inquietudes. Les aclaro que el 95% de los artículos escritos son producto de mi experiencia espiritual de vida dentro de mi estancia humana, por lo que no provienen de internet, libros, comentarios o exégesis alguna. Dicho esto procedo al desarrollo del tema.
El Padre de la Psicología Moderna (Sigmund Freud) creador del Psicoanálisis nos refería que en el ser humano existían dos tipos de impulso; el "sexual o impulso de vida" y el de "destrucción o muerte". La sexualidad es el "método divino" de procrear vida en el universo físico. Las leyes de atracción y electomagnetismo se cumplen a cabalidad también en todo apareamiento sexual. La seducción y el deseo animal son parte inherente de la naturaleza de nuestro mundo. Sin embargo no siempre fue así. En el Eden, el impulso de vida en Adan y Eva estaba contenido en sí mismo como andrógino divino, esto es, estaba contenido en él a una misma vez, la unidad de los opuestos en un mismo ser, en una misma placenta, en un mismo tronco. De ahí la necesidad de "piel" que explicaré en artículos venideros. Ésta sensación de UNIDAD la experimentamos de alguna manera por vez primera en el vientre (PARAÍSO) de nuestra madre. La plenitud y abundancia con la que somos alimentados a través de su sangre por el cordón umbilical establece un tipo de comunicación telepática que nos hace sensibles a los impulsos de ella y de como percibe el mundo.
Podríamos decir que nuestro PRIMER AMOR o relación de intercambio de género es con nuestra madre. Mucho de lo que suceda durante el embarazo repercutirá sin reserva alguna en nuestra adultez.
Digno es de observar, como el preludio del andrógino se cumple a nivel físico y fantasioso con nuestra madre. Para el niño-hombre- padre, la Madre está representada como ícono o arquetipo de feminidad y esa relación será la "experiencia muestra" que habrá de influir en sus relaciones, especialmente las de pareja. En el caso de la niña-mujer-madre, ésta experiencia se suscita bajo la relación que establece con el "padre", ya sea a través de la madre en su embarazo dentro del vientre o después de nacida. La figura masculina representada en el padre y la relación de la madre para con él, serán el modelo infantil que fundamentará en mucho sus relaciones ya sea inconsciente o conscientemente. En el instinto maternal procreador femenino, se encuentra inconscientemente y de forma natural e inherente, el modelo de amor divino o amor incondicional bajo el cual se realiza el andrógino divino. Para un niño varón no hay mayor amor incondicional que el de una madre y para una madre a su vez, no hay mayor amor incondicional que el de un hijo. En el caso del niño, el andrógino se vive como integración y fantasía de unidad desde el vientre de su madre con su propia masculinidad. En el caso de la niña el poder y fantasía de unidad significa encontrar en el padre u hombre la creación masculina de un hijo. Esto último es el "ideal de amor" de toda madre. Significa que inconscientemente la mujer busca en el hombre a un hijo ( como figura de amor incondicional o ideal masculino) y éste a su vez, busca en la mujer a su madre como ideal de amor incondicional femenino. Ésta es la razón hasta cierto punto del porqué los niños jalan más con la madre y las niñas con el padre en la mayoría de los casos.
La alteración de estos procesos Edípicos naturales en su formación y desarrollo pueden acarrear desvíos de energía o género sexual y por tanto pueden dificultar significativamente no solo la realización y cristalización del magnus opus, sino también el campo de nuestras relaciones interpersonales, especialmente las de pareja.
Estos dos principios universales de género (masculino y femenino) han sido representados como arquetípos e íconos dentro de la gran mayoría de los libros sagrados de la humanidad. La ley trina o trinidad (Padre, Madre e Hijo) está representada en toda la naturaleza. Freud describió puntualmente estos principios en los complejos de Edipo y Elektra. Sin embargo fue un discípulo suyo el Dr. Carl Gustav Jung quién los descubrió y refirió como parte arquetípica del inconsciente colectivo humano refiriéndolos como ANIMA Y ANIMUS. En Oriente son reconocidos como YIN y YANG, y son componentes de la ley universal de POLARIDAD.

Seguiremos con el tema.... por ahora les exhorto a compartir y likear este espacio con la finalidad de que llegue a más gente no sin dejarles mi decreto de paz y bendición ....S.D.
 — 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Envidia, y el mal de ojo: como protegerse de las malas energías

LOS BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DE EL TEMAZCAL

ORACION PARA ALEJAR BRUJOS Y HECHICEROS - 100 EFECTIVA!!