EL MISTERIO DE LAS ALMAS GEMELAS........ Parte IV





MISTERIOS INICIÁTICOS



EL "SERVICIO DIVINO"... EN LA PAREJA ...
(El Camino hacia la incondicionalidad amorosa)

El principio universal nos dicta que la relación más importante es aquélla que sostienes contigo mismo y después la que estableces con los demás. El orden divino marca primero que el amor de dos seres que se entregan uno al otro, hacen de dos uno, de uno dos, y de dos que se complementan y se funden nace el tres de la creación, y en el tres se unen al Padre. Este SERVICIO divino en su naturaleza es trinitario, esto es, solo se necesita de un padre y una madre para la creación de un hijo y es en él donde todos nos unimos al padre y nos reconocemos como una gran familia. Si el hecho de tener muchas parejas nos llevara a la ascensión ya habría muchos maestros ascendidos. El tener sexo con múltiples amantes solo te da experiencia, no sabiduría, te da placer y satisfacción temporal, no GOZO y ALEGRÍA permanente de espíritu y corazón. Lo único que requiere la ascensión es la ENTREGA TOTAL y sin reserva de dos seres que se aman, "CONSAGRADOS" en DONACIÓN uno al otro aun a costa de perder su personalidad y ego, poniendo a disposición del SER espiritual su relación.
La divina presencia de nuestro “Ser” es el eterno cambio, el eterno presente, la permanencia verdadera, el espíritu creador, de manera que si la pareja entrega su relación y la deposita bajo la guía y rumbo de ese ser o Yo Soy que es cada uno, se expande y multiplica la llama de amor individual elevándola a una mayor de AMOR UNIVERSAL. Además, en una relación así, hay espacio para la creatividad de cada uno, por lo que nadie es más o menos, no hay aburrimiento porque siempre hay cambio y aceptación de uno mismo y del otro, hay libertad y no miedo, ya que la elección de permanecer en pareja está depositada más en la entrega o donación que se hacen de sí mismos y siempre hay punto de acuerdo. Por tanto, obedecen más a una causa superior y a un bien común que está más allá de la personalidad y ego de sus integrantes. Cuando te donas a ti mismo conscientemente dejas al ego para darle paso a tu presencia divina, a tu ser espiritual, y automáticamente por ley de RESONANCIA se une al ser espiritual del otro llegando a la fusión en la unidad que implica el amor universal. Éste es uno de los principios fundamentales de la relación de pareja: ser portadores y transmisores de amor universal para desparramarlo en cada uno de nuestros hermanos y en toda la creación. En este sentido el ser humano es el principal “prestador de servicio” responsable de ayudar a nuestra madre tierra en su proceso de transformación, elevación y ascensión espiritual.
La importancia de las relaciones desde un punto de vista común están apegadas al intercambio que implica el dar y recibir. Nadie puede dar lo que no tiene, si no tienes amor por ti, no lo tendrás por los otros. Sin embargo, el amor no depende de tenerlo o no, porque no es objeto de posesión, sino que es una energía sutil que debe fluir en ti y en todas tus experiencias de relación de vida. Amor por uno mismo no se refiere al amor propio como tal, sino a la entrega incondicional en forma de renuncia que hacemos de nuestra personalidad y ego para dar paso al "ALMA" de ejercer su servicio a la humanidad mundial. El AMOR es inherente a nosotros, nacemos con él, por tanto nuestro trabajo consiste en reconocerlo dentro de nosotros como esencia de vida, como práctica de comunión (común- unión), consagración, entrega y donación de sí mismo.
Te bendigo por tu ser y tu servicio en el AMOR aceptándome con tu like y compartir éste artículo con los demás....Gracias por ello y hasta la próxima.....S.D.
 —

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Envidia, y el mal de ojo: como protegerse de las malas energías

LOS BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DE EL TEMAZCAL

ORACION PARA ALEJAR BRUJOS Y HECHICEROS - 100 EFECTIVA!!