EL RENCOR






Cierta vez un hombre injurió grandemente a otro por envidia a su don de gente y prosperidad comercial, causándole un gran daño moral y físico. A raíz de las mentiras su negocio quebró, viéndose obligado a emigrar del pueblo, ya que sus vecinos se alejaban de el al mismo tiempo que repetían lo escuchado.

Al pasar el tiempo llego la noticia de que el desafortunado hombre había fallecido, lleno de tristeza y amargura por lo sucedido. Al saber esto, el hombre quien había iniciado los rumores, ahora lleno de remordimiento buscó la ayuda de un viejo maestro de gran sabiduría. Confesando su crimen preguntó que podía hacer para remediar lo sucedido y así acallar su conciencia. Como repuesta recibió la siguiente orden: " Busca un costal y llénalo de plumas, camina tres días y tres noches por los caminos del pueblo y sus alrededores lanza una pluma cada veinte pasos. Al finalizar vuelve acá, el hombre se marcho alegre por el sencillo castigo impuesto.

Al cuarto día por la mañana, llego nuevamente a la presencia del viejo sabio, diciéndole "Acá estoy maestro para informarte que he cumplido el castigo que me pusiste por mentir y arruinar la vida de otras personas". El viejo maestro respondió " Bien, ahora deberás recorrer tus pasos y recoger cada una de las plumas lanzadas al aire". Al escuchar estas palabras el hombre con gran angustia y ahogado por el llanto exclamo, "Pero maestro, como lo voy a lograr, no se pueden recoger todas esas plumas. Es Imposible!


De la misma forma que el viento se ha llevado tus plumas, tus palabras se llevaron la honestidad y prosperidad, y con ellas la vida de un hombre bueno. Ellas levantaron un muro en la reputación de ese hombre. Quien destruye de tal manera tiene una sola opción para lograr obtener el perdón e implica enfrentarse a esa persona que has dañado y, mirando a sus ojos con humildad debes pedirle perdón con sincero arrepentimiento.

No mientas, ni hagas eco de los rumores sin conocimiento de causa, ya que sin saberlo o quererlo puedes estar ayudando a destruir a una persona. Siempre pregúntate si es necesario saberlo, repetirlo o lo que es más Importante, si es cierto!

Recuerda que hay tres cosas en esta vida que no tienen vuelta atrás y estás son:
1. Las palabras dichas
2. La bala disparada, y
3. Las oportunidades perdidas.

Si te han herido; perdona, aprende a cuidarte y a valorarte. Si tu haz hecho daño: pide perdón, cambia tu forma de actuar y si puedes, repara el daño.

No pospongas por más tiempo lo que debes hacer; pensar que lo harás un día de estos no es seguro, puede que ese día no llegue! Recorre tus pasos y sana cada herida recibida o provocada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Envidia, y el mal de ojo: como protegerse de las malas energías

LOS BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DE EL TEMAZCAL

ORACION PARA ALEJAR BRUJOS Y HECHICEROS - 100 EFECTIVA!!