MISTERIOS INICIÁTICOS

¿PROSTITUTA SAGRADA O SACERDOTISA?
...... (el papel de la mujer en los templos) ....
En los templos de iniciación egipcia existían mujeres que se ofrecían en forma voluntaria para participar en los misterios del sexo, entre otras cosas. La preparación de estas sacerdotisas era desde edad temprana y era un honor para los padres de estos athanores o recipientes alquímicos consagrar a una hija para el servicio del templo y sus dioses. La preparación antes referida era ardua y tenían que pasar por pruebas y entrenamientos de diferentes tipos: Una de ellas era la lectura y comprensión de las 7 leyes del Kybalión y su aplicación universal, la práctica de las posturas (Tantra) y el conocimiento de la anatomía humana y sus ciclos especialmente el menstrual, así como los vórtices de energía del cuerpo físico —chakras—, la inmortalidad del alma —ka— explicada en el libro de los muertos, el poder del verbo creador, los mantrams y los decretos, y conocimientos generales de matemáticas, astrología, metafísica, magia y alquimia. La práctica de la compasión era fundamental en toda actividad y en toda circunstancia ya que ésta las llevaba por caminos de amor incondicional, desapego, servicio y comprensión hacia los demás seres. Los perros, especialmente los gatos, la tierra, las pirámides, los obeliscos, el río Nilo, los templos, las actividades del faraón y el faraón mismo así como la política, cultura, religión, el derecho y la milicia estaban integrados a la divinidad. ¿Cómo era esto posible? Recordemos que Egipto fue heredero de los conocimientos de Atlántida —en la era de Virgo—, pero conforme entraba la era de Leo vinieron muchos aprendizajes de otras latitudes estelares por lo que muchos de los misterios antes mencionados eran practicados directamente con y por medio de estos dioses como es el caso de Thot o Hermes Trismegisto y bajo el comienzo de la noche galáctica hace aproximadamente 13,000 años, estos conocimientos se tornaron apócrifos o herméticos y quedaron como misterios ocultos que solo serían develados para unos cuantos. Aquéllos que permanecieron como guardianes de tales misterios fueron los sumos sacerdotes y por tanto las sacerdotisas eran iniciadas en muchos de ellos especialmente el sexual. El papel de la mujer sacerdotisa finalmente era adiestrar en los "misterios del fuego" al adepto, esto es iniciarlo en ello. De hecho una de las pruebas finales de todo aquel que pasaba por este proceso de iniciación se habría de llevar a cabo dentro de la práctica sexual sagrada con una de estas voluntarias, esto es, la práctica sexual debía de ser sin derramamiento seminal (coitus reservatus), la transmutación de esa luz liquida queda "aquosa" translucida al igual que el amrita del orgasmo que con la fricción y deseo sexual del "fuego amoroso" se convierte en energía lumínica. Las caricias, la ternura, el abrazo en la posición tántrica del maithuna y la práctica de los mantrams o vocalizaciones portaban ese liquido lumínico transmutado en vapor por todo nuestro cuerpo físico mediante nuestros vórtices de energía interconectados desde el centro coxigeo hasta el coronario para cerrar el círculo de nueva cuenta en su centro unificador >(corazón). Esta es la energía kundalini de los yogas o tantristas y es nuestra heredad reptil o serpentina como ya expliqué anteriormente. El desarrollo de la glándula pineal y la sexualidad van de la mano, el capullo pineal se va abriendo conforme el avance en la práctica sexual sagrada. Este es el mayor poder que existe para desatrofiar esa glándula y desarrollarla hasta su máxima expresión y expansión espiritual.
Hoy en día la práctica del sexo está muy distante de todas estas premisas de conciencia espiritual. Hoy el sexo está des-sacralizado, olvidado y por lo tanto no está conectado en su práctica a su origen divino.
Desde un punto de vista cultural (de "culto") la palabra "prostituta" tiene una etimología peculiar: “prostituiré” quiere decir poner adelante o poner a exhibir o a la venta algo. El papel de la mujer por medio de las prostitutas sagradas fue primordial en la sociedad egipcia, ya que en algunos rituales antiguos se practicaba en los templos el que las mujeres simbolizaran a una diosa —Isis— que representaba el eterno femenino y la fertilidad de la tierra. La práctica sexual con vírgenes o mujeres castas (no célibes) en el templo en civilizaciones como la Sumeria, Mesopotamia, Fenicia, Grecia y Roma, se llevaba a cabo con fines de fertilidad o reproductivos para agradar a los dioses y obtener así mejores cosechas y frutos agrícolas, de tal manera que redundara en un beneficio económico de abundancia social representado en el pago con dinero que daba el extranjero por este rito sexual de culto. La paradoja de la prostituta sagrada y la sacerdotisa liga la religión con el sexo y no solo eso, mediante le función especial de estas vestales o prostitutas sagradas se obtenía información, beneficio social, político, cultural y financiero ya que las donaciones en dinero eran para el templo o para fines sociales. Por ejemplo en Egipto la madre del faraón tenía una gran influencia sobre su hijo y todos los faraones eran iniciados en estos misterios. La mujer era y aún es la portadora y conservadora de la sangre real al grado de aceptarse el incesto y he aquí la fuerza e influencia de la madre faraónica. El libro El código Da Vinci y su película hacen alusión a este poder contenido en la mujer representada por María Magdalena en el sentido del vaso hermético —útero— que representa como portadora del santo grial o Sangre real y el poder que representa la sangre proveniente del maestro Jesús contenida y heredada a posibles hijos que tuvo en matrimonio con ella. En fin más allá de supuestos fundamentados en ritos y prácticas antiguas, hoy día surgen cada vez más cambios en este sentido y resurgen prácticas del sexo más conscientes y espirituales con una finalidad colectiva de luz y radiación que al final traerán, a la nueva humanidad más seres índigo y cristales. Aún existen en los mundos superiores maestras sacerdotisas en estos "misterios del fuego" sexual que desempeñan esa labor en algunos templos de iniciación que se encuentran en cuarta y quinta dimensión, sin embargo, hoy día algunas toman cuerpo físico para ofrecer labores de equilibrio del ente femenino en la humanidad para su ascensión. Éstas son las prostitutas sagradas del templo que iniciaron desde hace varios milenios a muchos adeptos que habrían de convertirse en "dioses" por así decirlo, en estos últimos tiempos.
Seguiremos.... no se despeguen y contribuyan compartiendo estos conocimientos y expresando su gusto, su like para recibir más artículos del Sacerdote Druida.....hasta entonces ...... S.D.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Envidia, y el mal de ojo: como protegerse de las malas energías

LOS BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DE EL TEMAZCAL

LARVAS ENERGÉTICAS - PARASITOS ASTRALES