REGLAS DE LA REENCARNACIÓN

PARTE 3


Kabalah Aplicada

 - En la tercera parte de este post explicaremos el riesgo que conlleva decir “daría cualquier cosa por tenerlo conmigo” cuando alguien pierde un ser querido. 

En su libro “Shaar HaGuilgulim” (Puerta de la Reencarnación) el ARI explica que la corrección o Karma que una persona tiene que hacer o atravesar no es necesariamente producto de lo que el haya hecho en vidas pasadas sino que es parte de la corrección global que él asumió corregir cuando encarno. Esa corrección en realidad le pertenece a toda la humanidad y cada individuo elige una parte que corregir. A mayor crecimiento espiritual más sutil y menos dolorosa es la corrección. Si el grado de desarrollo espiritual es menor la corrección será más grosera y más dolorosa la consecuencia de no hacerla; sin embargo también será más fácil de hacer ya que será menos sutil es decir más fácil de identificar.
Entre cada reencarnación hay un proceso de depuración y división del alma. Todas las partes que fueron corregidas son guardadas en la raíz de esa alma para que no corran riesgo de impurificarse regresando a este mundo del libre albedrío. Las partes que no han sido corregidas regresan a este mundo físico.
Una ciudad, un país, una generación, son marcos globales de corrección en el tiempo y el espacio es por eso que una medida gubernamental afecta a todo un país pero no a otro. Un árbol genealógico es una línea de tiempo y un marco de encuentro para almas que tienen correcciones parecidas. Es por eso que lo que ocurre en una familia le afecta a tanta gente dentro de esa flia y no al vecino.

Hay tres tipos de incorporación de un alma a un cuerpo, Guilgul (encarnación) Ibur (impregnación) y Dibuk (posesión) Las primeras dos siempre son positivas; la tercera no.

Guilgul es el regreso de un alma a este mundo con el propósito terminar correcciones que no hizo en la vida anterior.

Ibur es la recepción de partes de almas corregidas que descienden al ser solicitadas por el individuo, por ejemplo cuando uno pide ayuda a sus ancestros para resolver una situación en su vida. Estas pueden incluso ser las partes corregidas de un familiar cercano o de un gran maestro espiritual. Recordemos que somos todos uno y que es en favor de todos que la gente encarnada haga su trabajo, es por eso que estas almas corregidas están a disponibilidad y se manifiestan en forma de intelecto elevado e información/ideas de cómo hacer esa corrección. Una sola salvedad, estas almas no pueden entrar en contacto con negatividad o egocentrismo, en el momento que perciben que la persona está por hacer algo egoísta se retiran.

El Dibuk es lo que se conoce como posesión, pero también es la incorporación de esas partes bajo vibrantes o impuras de otras almas. Estas solo pueden ingresar al individuo por igualdad de forma. Si este vibra en una frecuencia baja por su egoísmo o por una depresión o el dolor mismo de una perdida acompañada de un sentimiento de “INJUSTICIA” se expone incorporar eso aspectos y no puede liberarse de ellos hasta que los corrija. El tema es que es muy difícil corregirlo ya que cada individuo llega a este mundo con la información y capacidad para su propia corrección, no la de otros. Esto es muy común cuando alguien ante el dolor de la pérdida dice “daría cualquier cosa por tenerlo conmigo” es como si uno se estuviera postulando para quedarse con esas partes sin corregir y los problemas que esa persona dejo sin resolver. Recordemos que al universo no le importa quien haga el trabajo siempre y cuando alguien lo haga y nos ve a todos como uno.

Muchísima gente anda por la vida con dolores, enfermedades y problemas que no les corresponden pero que las han adquirido porque se postularon para ser la rama o la hoja que corrija al Árbol. Según el ARI, NO existen las enfermedades congénitas, sino los comportamientos o correcciones congénitas o transgeneracionales que cuando el individuo no corrige generan el mismo efecto; una enfermedad, una bancarrota, un patrón en las relaciones humanas, etc , etc

En nuestra capacidad de ver la perfección que hay en la vida y en la muerte yace nuestra capacidad de conectar con las partes más elevadas de las almas de nuestros seres queridos que se han ido físicamente.

Solo nos queda repetir que estas almas no participan en emociones egoístas así es que no puedes desear tenerlos contigo solo por satisfacer tu carencia, sino que debes invitarlos a participar en tus conquistas espirituales, en tu trabajo para los demás e incluso cuando tienes un desafío importante en tu vida. Si no lo haces por egoísmo sentirás fuertemente su presencia a tu lado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Envidia, y el mal de ojo: como protegerse de las malas energías

ORACION PARA ALEJAR BRUJOS Y HECHICEROS - 100 EFECTIVA!!

LOS BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DE EL TEMAZCAL