Nuestra realidad es la proyección de nuestros pensamientos




"El ser humano es un animal de costumbres", escribió Charles Dickens, y esa afirmación también es válida para nuestra mente, que en muchos casos se mueve y opera a través de patrones que, de tan usados, creemos que son completamente fijos.

Vivir así, sin embargo, casi siempre resulta en creer que la realidad en la que vivimos es igual de inconmovible, que nada en ella es susceptible de modificación.

Pero nada más falso...

Nuestra realidad es frecuentemente una proyección de nuestros pensamientos, de las decisiones que tomamos en función de éstos y de los hechos que toman forma a través de aquéllas.

Fue Lao Tsé quien dijo:
Cuida tus pensamientos, pues éstos se convierten en palabras.
Cuida tus palabras, pues éstas se convierten en acciones.
Cuida tus acciones, pues éstas se convierten en hábitos.
Cuida tus hábitos, pues éstos se convierten en tu carácter.
Cuida tu carácter, pues éste se convierte en tu destino.
En este espíritu, compartimos a continuación ocho consejos que pueden ayudarte a reflexionar sobre la calidad de tus pensamientos y la manera en que éstos influyen en la realidad que experimentas cotidianamente.


1. Haz conscientes tus pensamientos - y cuida de ellos...
Aunque esto pueda sonar obvio, en realidad no muchas personas lo ponen en práctica.

Lo más común es que demos rienda suelta a nuestra mente, que actuemos en función de lo que pensamos, sin nunca reflexionar sobre esos mismos pensamientos.

Dicho de otra manera: ponemos atención en los resultados, pero no en las causas que dieron origen a éstos.

Imaginemos el caso de una persona a quien han despedido de todos los trabajos en los que ha estado, o de otra en cuyo historial amoroso sólo se encuentran relaciones tormentosas con personas que cumplen determinadas características.

¿Es porque el medio laboral "es así"? ¿Porque el amor "es así"?

O, más bien, porque hay ciertos patrones mentales inconscientes que no permiten a esas personas pensar que un trabajo o una relación de pareja pueden ser de otra manera.

Carl Jung alguna vez dijo:
"Hasta que no hagas consciente lo inconsciente, éste dominará tu vida y lo llamarás 'destino'."
El proceso no es sencillo, pero puedes comenzar por poner atención en lo que piensas en determinadas situaciones.

Quizá creciste con la idea de que el estudio no era lo tuyo, y por eso no te preocupas por prepararte más o mejor con respecto al área en la que laboras.

¿Pero eso es verdad? ¿De verdad eres o no eres de determinada forma? ¿O esa cualidad, como tantas otras, es susceptible de cambio?



2. Atiende tu proceso
Hasta cierto punto, la voluntad de cambio es casi sólo individual.

Para la mente es sumamente sencillo desviarse y atribuir a otros la responsabilidad que en realidad nos corresponde a nosotros mismos.

Si continuamos con los ejemplos anteriores, quizá lo más fácil para una persona a quien despiden sistemáticamente de sus empleos es culpar a sus jefes, a sus compañeros de trabajo, al sistema económico en que vivimos, etc., y aunque esto puede ser parcialmente cierto, no nos exime de hacernos cargo de aquello que sí podemos modificar en nuestro beneficio.

 3. Intenta sostener tu esfuerzo

Desde siempre se ha dicho que la constancia es la clave del éxito, y aunque a fuerza de repetición esa frase parece desgastada, no por ello es menos cierta.

Si has tomado la decisión de mejorar, comprométete contigo mismo e intenta no claudicar.

No es fácil para la mente dejar ciertas formas de pensar y cambiarlas por otras, pero es posible por medio del esfuerzo sostenido, tanto en la voluntad de atención como en la voluntad de cambio.

4. Sé compasivo contigo mismo
La compasión es clave en este proceso.

Poner atención en tus pensamientos no significa que debas imponer una vigilancia 24/7 a tu mente, o que te recrimines cada vez que incurres en un patrón mental que intentas cambiar.

Somos seres débiles, falibles, inseguros. En una palabra, humanos...

Ten compasión de tu estado y de tus logros, agradece lo que estás viviendo, confía en tus capacidades y tus recursos… y continúa.

continua......
https://www.bibliotecapleyades.net/ciencia2/ciencia_conscioushumanenergy257.htm

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Envidia, y el mal de ojo: como protegerse de las malas energías

LOS BENEFICIOS TERAPÉUTICOS DE EL TEMAZCAL

LARVAS ENERGÉTICAS - PARASITOS ASTRALES